Estilo, moda, belleza (y salud)

Cosas de mujeres

viernes, febrero 25, 2011

Tratamientos capilares para la caída y mejorar el aspecto

Sobre todo en otoño, pero también en invierno, no solamente se caen las hojas de los árboles. En muchas de nosotras pasas la mano o el peine por el cabello y te asombra constatar (cuando no te horroriza) que hay más pelos de los que debiere. La caída, que puede combatirse en ocasiones desde muchos frentes, no es el único incoveniente que nos trae de cabeza en esas estaciones. Con las lluvias y el frío invernal, es del todo probable que el peinado nos dure bastante menos. El cabello se enfosca, se vuelve rebelde; el rizo más suave se convierte en cerrado y es un reto casi imposible mantener una melena lisa con volumen natural y movimiento.
Combinar dos tratamientos quizá poco conocidos a nivel popular pero con un rodaje ya de muchos años en el sector médico y estético puede solucionar este doble problema:
-La mesoterapia capilar para prevenir o frenar la caída (cuando se descartan motivos de salud o congénitos) llega debajo del cuero cabelludo, en la raíz del problema, depositando pequeñas gotas de sustancias de contrastado poder anticaída como son algunos aminoácidos y vitaminas. Las microinyecciones, del todo indoloras y con agujas muy finas, son administradas por personal médico, previo masaje de una esteticista con técnicas de digitopuntura, durante un cuarto de hora en cuero cabelludo que activan y relajan.
-Cuando el objetivo es mejorar el aspecto de nuestro cabello, darle brillo, lustre, o alisarlo de manera permanente –¡durante 4 meses!- o facilitar unas suaves ondas, o sea y en pocas palabras: tener una cabellera de película, un tratamiento capilar de origen brasileño es lo mejor y más novedoso: Chocoliss o tratamiento a la Queratina actúa en cabellos foscos, algo rizados o definitivamente encrespados. Las más famosas son fans acérrimas de este método capilar casi milagroso: Cameron Díaz (siempre lisa ella), Madonna, Eva Longoria… etc.
La savia carioca ha asestado un golpe de gracia al alisado japonés, porque en nada se parece la Queratina a la técnica oriental, costosa en todos los sentidos, ya que exige pasar varias horas sentada en la peluquería y, lo peor: solamente puede hacerse en cabellos sin tratamientos previos (teñido), débiles, castigados o estropeados. La Queratina puede hacerse en cabellos teñidos, con mechas, decolorados y en todos los largos incluyendo en pelo corto. El método fundamentalmente consiste en untar la Queratina por mechones como si fuera un tinte, dejarla secar unos minutos y para sellar la cutícula utilizan finalmente una plancha de pelo. El proceso dura un par de horas; la queratina va desapareciendo con los lavados posteriores y no tiene efecto raíz. Los resultados se alargan en el tiempo alrededor de los cuatro meses y puede repetirse sin problema alguno.

1 Comentarios:

At 8:23 a. m., Anonymous Salud de la Mujer dijo...

Gracias por compartir post muy bien con nosotros.

 

Publicar un comentario

<< Inicio