Estilo, moda, belleza (y salud)

Cosas de mujeres

miércoles, julio 09, 2008

Tus cejas hablan de ti

Muchas chicas no le dan la importancia que merece, pero las cejas acentúan la expresión de los ojos y, por consiguiente, toda modificación de su forma o grosor, por pequeña que sea, cambia la expresión por completo. Y es que las cejas muy separadas transmiten imaginación, alegría, indolencia, debilidad. Las rectas: carácter equilibrado, inteligencia, abierta y clara. Las irregulares: carácter vivo y emocional. Las firmes y arqueadas, sentido artístico. Las cortas, prudencia. Las estrechas, carácter tranquilo y firme. Las elevadas en su parte interna expresan simpatía. Las caídas en su parte interna, firmeza. Las cejas muy gruesas transmiten autoridad y decisión. Mientras que las muy juntas, celos y susceptibilidad. Dicho todo esto, y ante tan amplio abanico de posibilidades, si alguna vez has probado a depilarte las cejas en tu propio hogar habrás podido comprobar in situ que alcanzar un resultado simétrico o deseado es harto complicado, por ello, acudir a profesionales del sector es cada vez más una práctica común.
No obstante, si aún sigues empecinada en probar fortuna tú solita, es muy recomendable el uso de las pinzas y seguir una sencillas indicaciones con las cuales podrás dar la forma adecuada a tus cejas sin perder la naturalidad en ellas. Para ello, realiza un cepillado de abajo hacia arriba varias veces para ponerlas en forma y darles brillo; péinalas alisando las puntas para que recuperen su posición horizontal; y pásales un algodón húmedo. Seguidamente, y antes de depilarlas, marca con un lápiz una línea curva imaginaria desde la nariz hasta el principio de la ceja y elimina el vello que sobre, o sea, el entrecejo. Traza otra línea imaginaria desde la nariz hasta el rabillo del ojo y elimina el pelo sobrante. Al finalizar, desinfecta la zona pasando de nuevo el algodón húmedo suavemente. Recuerda que en el punto medio está la virtud, y que para conseguir una mirada expresiva es necesario contar con unas cejas bien definidas y delineadas, pero sin que se alejen demasiado de su apariencia natural o acabaremos pareciendo la señora de Spock (Star Trek) y tampoco se trata de eso. Por este motivo, antes de arriesgarte a depilar tus cejas y marcar tu estilo propio debes estudiar detenidamente las facciones personales de tu cara y saber de esta manera cómo darle la forma apropiada para que resalten el encanto de tu rostro. No te sientas tentada por las tendencias de moda, ni trates de imitar alguna forma o grosor pues podría no ser lo más apropiado para ti.
Si tus cejas son finas o estrechas, la corrección debes realizarla dibujando pequeños trazos oblicuos de lápiz que parezcan pelos naturales teniendo en cuenta los siguientes puntos: Elegir el color del lápiz que vas a utilizar y lo más recomendado es evitar el negro y decidir por una mezcla de colores, por ejemplo: gris y marrón. Cepillar tus cejas de un lado a otro, y de arriba hacia abajo, para darles más volumen. Afilar muy bien la punta del lápiz para que los trazos dibujados sean más limpios. Dibujar sobre las zonas que debes corregir unos trazos de unos 4 mm aproximadamente siguiendo la forma y dirección del vello, y dibujar desde la raíz hacia la parte externa del ojo dejando una pequeña distancia entre trazo y trazo. Y nunca: dibujar con un solo trazo la ceja, porque es totalmente antinatural. Ni escoger colores distintos al color de tu cabello.
A la hora de transmitir tu carácter y temperamento propio las cejas cumplen una función muy importante. Así, si están muy cerca de los ojos, la mirada se entristece y adquiere un matiz de melancolía. Para corregirlo, debes eliminar el vello que esté debajo de la línea natural de las cejas con lo que resaltarás el brillo de tu mirada. Si tus cejas están muy caídas te verás demacrada, por lo que deberás acortarlas desde los extremos y darles con las pinzas más elevación. Si éstas tienen un arco muy puntiagudo tu mirada lucirá con un matiz enojado, por lo que deberías optar por bajar un poco el arco para así darle a tu mirada una apariencia más dulce. Y como comentábamos al principio, si tus cejas están muy separadas, pueden transmitir sensación de imaginación y alegría, pero al mismo tiempo de debilidad, por lo que resulta muy recomendable prolongar la línea de las mismas hacia el centro del ojo, empleando un lápiz de cejas siempre de tu color natural. Y es que las cejas son un signo distintivo del rostro, al que deben otorgar armonía, pero nunca convirtiéndose en un elemento que llame la atención por sí solo. Chirriaría. Por ello, para arreglarlas, puedes recurrir a casi todos los tipos de depilación profesional, aunque las esteticistas recomiendan realizar la depilación con cera y luego refinar la forma con una pinza. No obstante, si lo que necesitas es mantenimiento, puedes hacerlo tú misma utilizando las tres herramientas básicas de las que hemos hablado: pinza, lápiz de cejas y un cepillito. Y antes de ponerte manos a la obra, recuerda que deberás tener mucho cuidado a la hora de depilártelas y antes de todo decidir qué camino vas a seguir, ya que los vellos pueden tardar entre diez y veinte días para volver a su forma original, no vaya a ser que pilles un tremendo "cabreo" acabada la faena. ¡Mucha maña!

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Enlaces a este artículo:

Crear un enlace

<< Inicio